La Depilación Médica se basa en tratar con una luz muy específica (producida por Láser o IPL) una zona, con el objeto de eliminar el pelo. Si el tratamiento es eficaz y está realizado correctamente bajo supervisión médica, el pelo se elimina de forma permanente.

El tratamiento consta de una serie de sesiones, que se deben realizar cada 30 a 60 días unas de otras, dependiendo de la zona.

Se considera que un tratamiento es exitoso cuando se logra la eliminación permanente del 85-95% de los pelos de la zona tratada, luego de finalizar todas las sesiones.

El Láser Médico Soprano es actualmente el equipo de depilación médica láser más seguro y eficaz del mercado porque calienta gradualmente la zona de la piel donde se ubican los folículos pilosos (la raíz del pelo) hasta producir su completa eliminación, sin afectar la superficie de la piel. Este aumento de la temperatura debe ser percibido por el paciente, sin llegar a ser doloroso. Es normal notar que los pelos se comienzan a caer a partir de los 10 días posteriores a la sesión.

Dejar una consulta