Mejora el aspecto y la textura de la piel.

Procedimiento

El rejuvenecimiento cutáneo con láser es un procedimiento de "resurfacing" de la piel que utiliza luz láser para mejorar el aspecto de la piel, para mejorar la piel fotoenvejecida (deteriorada por el sol), cicatrices derivadas del acné, marcas de varicela, o para tratar pequeños defectos o heridas faciales. Este tratamiento también disminuye la apariencia de las finas líneas que puede haber alrededor de los ojos, la boca y/o las mejillas. El rejuvenecimiento con láser también puede tratar la pérdida de tono de la piel y mejorar su cutis, sobre todo si tiene cicatrices o daño solar. Se puede hacer con dos tipos de láseres: con un láser ablativo, el cuál elimina capas delgadas de piel y con un láser no ablativo, el cuál estimula el crecimiento de colágeno y tensa la piel subyacente.

Duración

La duración del procedimiento es típicamente entre 30 minutos y 1 hora, dependiendo de la técnica utilizada y del tamaño de la zona a tratar.

Anestesia

Se realiza con anestesia local en crema.

Necesidad de hospitalización

Procedimiento ambulatorio

Posibles efectos secundarios

Picor, hinchazón, enrojecimiento, cambios en la coloración de la piel.

Recuperación

Evite la exposición solar sin ninguna protección. Después de rejuvenecimiento con láser ablativo, la piel tratada estará hinchada, con picor y sin epitelizar. Cuando se esté recuperando de un procedimiento de rejuvenecimiento con láser ablativo, tendrá que limpiar regularmente el área tratada con agua, solución salina o ácido acético y aplicar pomadas espesas, de protección. Podrán utilizarse cosméticos para ocultar cualquier enrojecimiento.

Resultados

Los efectos pueden durar años. La mejoría tras un resurfacing facial es gradual y progresiva (y no inmediata y llamativa).

Dejar una consulta